fbpx

Hay mucha información en internet acerca del Aumento Mamario ¿ sabes cual de ellas es mito y cual realidad ?

Resulta esencial que haya una comunicación fluida entre paciente y cirujano plástico. En ciertos casos, los resultados logrados con la operación de un aumento mamario no colman las expectativas iniciales del paciente. Esta situación podría no ser consecuencia de una mala praxis, sino de una falta de objetividad acerca de los resultados que verdaderamente pueden obtenerse.

Debido a ello, el paciente habrá de exponer al cirujano sus objetivos acerca de la intervención y este le confirmará o no la viabilidad de los mismos. Si fuesen posibles, el siguiente paso será la valoración estética del especialista para estimar si es aconsejable o no seguir el proceso.

 Aquí recopilamos algunos de los mitos y realidades de un Aumento Mamario

.

MITOS  Y REALIDADES DE UN AUMENTO MAMARIO

LAS PERSONAS PUEDEN SER ALÉRGICAS A LAS PRÓTESIS. Mito! “La silicona es un material muy bien tolerado y al poner un implante de silicona en el cuerpo, el organismo lo rodea, aislándolo y así lo tolera durante mucho tiempo. Cuando un implante tiene problemas podría ser por otras causas como por ejemplo una infección 

Cuanto mayor es el implante, mayor es el riesgo de que surjan complicaciones: realidad! Los efectos adversos o las dificultades se acrecientan cuanto mayor es el tamaño del implante. Por ejemplo, con un implante de grandes dimensiones hay más probabilidades de que se dé una contractura capsular o pliegues en la piel.

Puede haber rechazo a los implantes: mito! Los implantes son totalmente neutros en el cuerpo. “Lo que puede ocurrir es que se dé una contractura capsular, esto es, una contractura de la cápsula alrededor del implante, que lo que hace es darle a los senos una apariencia de dureza, de demasiada tensión. Pero esto no es un rechazo y solo ocurre en el 2 o 3 por ciento de los casos”.

Las prótesis se notan: mito! Esta cuestión va en función de la elección del tipo de prótesis, del tamaño de los implantes, así como de la localización, que puede ser debajo de la glándula o del musculo pectoral. Cabe destacar que, en general, apenas se notan, ya que se colocan debajo de la piel y solo son perceptibles cuando se tocan.

Las prótesis mamarias caducan: realidad! pero los implantes modernos caducan muy lentamente y su riesgo de rotura es muy bajo, Esto se debe a que tienen paredes de tres o cuatro capas diferentes. Es imprescindible que todos los años se verifique el estado de las prótesis con un examen físico o una ecografía.

Las cicatrices son visibles: mito! habitualmente las cicatrices son prácticamente invisibles. Principalmente porque éstas se percibirán más o menos en función de la zona en la que estén. Hablamos de la zona axilar, la areola o en el pliegue inferior del seno.

LOS IMPLANTES PUEDEN CAUSAR COMPLICACIONES EN LA LACTANCIA. Mito. “El implante mamario es muy bien tolerado durante el embarazo y no interfiere con la lactancia”. porque el implante no toca la glándula mamaria. Y, al no tocarla, no influye en la lactancia. El embarazo y la lactancia afectan de la misma manera a una mujer que se haya sometido a un aumento de mamas y a otra que no. Aumenta el volumen de las mamas y luego disminuye, y con respecto al tamaño de la prótesis, ésta no varía.

Los implantes de pecho explotan en los aviones. MITO! Gran leyenda urbana por excelencia. Las prótesis de mamas son muy resistentes. Los cambios de presión que se producen en la cabina del avión no son suficientes para que un implante de pecho estalle.

no Podré dormir boca abajo si tengo el pecho operado. mito! Los primeros días tras la intervención de aumento de senos es aconsejable dormir boca arriba, pero una vez desaparecida la inflamación de los senos podrás dormir como quieras.

El aspecto del pecho evoluciona con el paso del tiempo: realidad! depende Fundamentalmente del peso y el tamaño del implante.  “cuanto más grande, más pesa, y es entonces cuando se puede estirar demasiado la piel y provocar una caída secundaria del implante”. Asimismo, señala que “con uno de tamaño normal, no hay muchos cambios”.

Las prótesis mamarias pueden producir cáncer o hacer más difícil la detección de posibles tumores: MITO! Precisamente hay diversas publicaciones científicas que han concluido que se dan menos casos de cánceres en las pacientes que tienen implantes.  “esto puede deberse a que es más fácil de palpar la glándula mamaria y descubrir así si hay pequeños nódulos”. Sobre la detección de posibles tumores. “es mejor que las mujeres que estén operadas del pecho se hagan la revisión con un escáner en vez de con una mamografía. Principalmente porque con una mamografía se pueden provocar daños en el implante debido a la presión”. 

Tras una operación de este tipo hay que examinarse con mayor frecuencia.  REALIDAD! Es muy importante hacerse un examen cada año, simplemente para verificar la integridad del implante.

Es dolorosa la operación de aumento de pecho, mito! 

En la cirugía de aumento de senos se utilizan dos tipos de prótesis: submamarias o submusculares. En el caso de las prótesis submamarias (colocadas por delante del músculo pectoral) el dolor es mínimo. En el caso de la colocación por detrás del músculo se pueden notar más molestias. Actualmente existen multitud de fármacos para controlar el dolor. Durante los primeros días tras la intervención, bajo prescripción médica, se puede hacer uso de fármacos analgésicos, con lo que las molestias disminuirán en gran medida hasta hacerse tolerables.

 

y muchas preguntas mas!!!! acercate a tu evaluación sin costo y el Dr. Mario Opazo te contestara todas tus dudas

 

 

Referencias:

              Clinic Point. (30 de nov de 2018). clinic Point. Obtenido de https://www.clinicpoint.com/blog/92/mitos-verdades-aumento-senos

Comunicae.es. (julio de 2017). Comunicae.es. Obtenido de https://www.comunicae.es/nota/10-mitos-y-verdades-sobre-el-aumento-de-pecho_1-1188922/ 

Vive Saludable. (04 de 09 de 2017). vivesaludable. Obtenido de https://www.vivesaludable.es/2017/09/04/10-mitos-y-verdades-sobre-el-aumento-de-pecho/25347


¿Cuando puedo volver hacer deporte después de un Aumento Mamario?  

Si eres una persona habituada a hacer ejercicio, una cirugía de aumento mamario no va a suponer un problema. Pasado un tiempo prudencial de postoperatorio podrás reanudar tu vida y rutina de actividad física.

 

 

¿CUANDO PUEDO VOLVER HACER DEPORTE?

 Son muchos los criterios que intervienen para dar una respuesta,  hay que tener en cuenta la evolución del tejido, que es variable según cada paciente.  También hay que valorar el tipo de intervención y la colocación anatómica de las prótesis mamarias: por norma, los implantes submusculares necesitan más tiempo de inactividad, mientras que los subfasciales y los subglandulares permiten retomar la actividad en menos tiempo. 

 

 Por norma general, a partir de la cuarta semana se puede retomar la actividad física normal después del aumento de pecho. 

Pero aunque esta es la norma, nuestra recomendación es que sigas estrictamente las directrices de tu cirujano, ya que ellos disponen de toda la información sobre tu evolución y pueden realizar un seguimiento adecuado durante la recuperación.

 

 

 

TIPO DE ACTIVIDAD – TIEMPO previsto para reanudar el ejercicio

Aunque el tiempo de reanudación puede variar de una persona a otra, en  términos generales podemos  tomar como referencias los siguientes tiempos:

           

Si te gusta correr u otro tipo de actividades de impacto contra el suelo, como es el aerobic, el step, o el body bump, entre otros, lo más recomendable tras una cirugía de aumento de mamas es esperar al menos dos meses. Y siempre usar un top deportivo para que el pecho esté bien sujeto.

 

Si te gusta bailar, podrás retomar esa actividad de forma gradual, al menos tras un mes de la operación.  Debes tener en cuenta que los implantes pueden llegar a modificar un poco tu centro de gravedad, pero esto es solo por un tiempo hasta que te acostumbres.

 

Si eres amante del yoga o pilates, podrás reanudar la actividad tras un mes. Solo se recomienda precaución durante los primeros días sobre todo con los ejercicios de trabajo pectoral.

Debes tener precaución con los estiramientos, aunque en general son beneficiosos para reducir la tensión de todo el cuerpo y en particular, la zona fascial. Si tus prótesis son subfasciales o submusculares, podrás reiniciar tus ejercicios entre 4 o 5 semanas. 

En cuanto a la práctica de otro tipo de ejercicios de gimnasio después de un aumento de pecho, como las pesas o abdominales, dependerá de cómo te sientes, del tipo de ejercicio específico y de las recomendaciones del doctor.

 

 En conclusión.

 

El tiempo para retomar la rutina deportiva será variable y dependerá del tipo de intervención, de la actividad física que desees realizar, de la evolución del postoperatorio y de la colocación anatómica. Sea cual sea el deporte que te guste practicar, debes ponerte en contacto con tu cirujano plástico para despejar cualquier duda y lograr juntos el objetivo deseado.

 

 

 

 

Referencias

Clinica Menorca. (s.f.). Clinica Menorca. Recuperado el 23 de nov de 2018, de https://www.clinicamenorca.com/deporte-despues-aumento-pecho

Garcia-Dihinx. (2015 de 06 de 2015). GARCIA-DIHINX. Obtenido de https://garcia-dihinx.com/deporte-tras-un-aumento-mamario/

 

Instituto Vila Rovira. Cirujia plástica y estetica. (s.f.). Instituto Vila Rovira. Cirujia plástica y estetica. Recuperado el 23 de nov de 2018, de https://vilarovira.com/hacer-deporte-tras-un-aumento-de-pecho/