Se sabe que esa nariz perfecta que tenemos de bebés o cuando somos niños pequeños no la tendremos para siempre.

 También se sabe que nuestro pequeño cuerpo irá en crecimiento y que al igual que la nariz, todo nuestro cuerpo irá creciendo y evolucionando. En realidad, el cuerpo humano crece hasta una cierta edad y después, se ralentiza, y después en lugar de crecer, ‘decrece’, dando lugar al envejecimiento.

Pero hay algunas partes del cuerpo humano que están siempre en constante evolución y que cuanto más pasa el tiempo, más van cambiando. Quizá estés pensando que tu nariz ha dejado de crecer hace mucho tiempo… Pero te vas a sorprender.  Resulta que algunas partes del cuerpo siguen creciendo, incluso después de que el resto de tu cuerpo haya crecido completamente. 

La nariz es uno de esos rasgos faciales en constante evolución.

Las narices continúan creciendo a medida que envejecemos por los cambios que experimentan los tejidos blandos, los músculos, la elasticidad de la piel y el cartílago que conforma la estructura nasal subyacente. A diferencia del hueso, el cartílago sigue creciendo con el tiempo. 

INVESTIGADORES ASÍ LO CORROBORAN

Para determinar cómo cambia la nariz a lo largo de la vida, los investigadores realizaron análisis tridimensionales de fotografías de casi 900 participantes de estudios caucásicos entre las edades de 4 y 73 años. Examinaron varios “puntos de referencia” nasales: altura, longitud del puente, longitudes de ambas fosas nasales, protuberancia de la punta respecto de la altura de la nariz, ancho nasal y ángulos de la punta. Luego ordenaron los datos por edad y género.

Según los análisis de los investigadores, todas las mediciones se vieron afectadas significativamente por la edad. El volumen nasal, el área y la distancia del revestimiento aumentaron. En otras palabras, encontraron que las narices se agrandan con el tiempo. 

Otro hallazgo consistente es que el ángulo de la punta nasal (el ángulo creado a lo largo del puente de la nariz, alrededor de la punta hacia el espacio vertical sobre el labio superior) disminuye, lo que significa que la nariz tiende a caer con la edad.

Desde la juventud hasta la vejez, el crecimiento en los tejidos blandos nasales fue mayor y ocurrió antes en las niñas adolescentes que en los niños de la misma edad. La altura nasal es la que más aumenta, duplicándose desde el nacimiento hasta la edad de 20 años aproximadamente. En general, los hombres tienen narices más grandes que las mujeres, pero las narices parecen crecer un poco más rápido en las niñas que en los niños cuando se comparan las mediciones durante toda la vida. Para las niñas de 3 a 4 años de edad, el volumen promedio de la nariz fue de alrededor del 42% del tamaño que alcanzó al llegar a la edad adulta o entre los 18 y 30 años de edad. Para los hombres, el volumen promedio fue de aproximadamente 36%.

Para cuando un adulto llega a la edad de 30 años, el crecimiento de la nariz disminuye considerablemente. Entre los 50 y los 60 años de edad, el volumen nasal en los hombres generalmente aumentará en otro 29%; en mujeres el 18%.

¿Te ha sorprendido saber que tu nariz seguirá creciendo?     

 

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA MEJORAR LA APARIENCIA DE LA NARIZ?

Si no estás satisfecho con los cambios de tu nariz a causa de la edad, siempre estás a tiempo de someterte a una rinoplastia. De hecho, es particularmente común en aquellos que están experimentando cambios relacionados con la edad en su nariz.

La rinoplastia es la quinta cirugía plástica más realizada.  los pacientes más habituales son aquellos que tienen entre 18 y 45 años.                        

Si estas interesado en someterte a una cirugía de la nariz con Rinoplastía y conseguir una nariz perfecta con tus rasgos faciales, no dudes en contactar con nosotros.

 

Referencias

20minutos. (15 de 11 de 2015). https://www.20minutos.es. Obtenido de https://www.20minutos.es/noticia/2605280/0/nariz-rinoplastia-cirugia/olfato-sentido-no-se-fatiga/cambio-temperatura-mentira/

Arca, T. (03 de 05 de 2018). https://maxilodexeus.com. Obtenido de https://maxilodexeus.com/como-cambia-la-nariz-con-la-edad/

Bekia Salud. (s.f.). https://www.bekiasalud.com. Recuperado el 23 de 10 de 2019, de https://www.bekiasalud.com/articulos/deja-crecer-nariz/

 

 

 Es habitual que los pacientes regresen cuando se han hecho una cirugía, La razón es que al verse bien y notar que pueden mejorarse preguntan por qué no seguir.

 
Pasion por el quirofano

 Además, cuando un paciente se ha sometido a su primera operación estética, rompen la barrera del temor a esta clase de prácticas y se dan cuenta que los procedimientos son de rápida recuperación y más seguros de lo que se imaginan,

De acuerdo con Ana Delgado, psicoanalista y miembro de la Asociación de Psicoanalistas Argentina (APA), existen dos principales razones por las que más se recurren a las cirugías estéticas: la primera, para corregir imperfecciones, como arreglarse la nariz, pómulos, senos etc.; y la segunda, para detener el paso del tiempo.

No encuentran la solución

A pesar de tener un resultado clínico que podría considerarse exitoso, la verdad es que muchos de los pacientes no salen satisfechos de sus procesos debido a que se dan cuenta que en la cirugía no estaba la respuesta que buscaban. Mientras tanto se exponen a procesos cuyas consecuencias pueden ser terribles y hasta irreversibles.

Autoestima, la clave

El amor que uno se tenga hacia sí mismo jugará un papel fundamental dentro de esta situación. Los expertos sugieren aceptarse tal y como se es para evitar confusiones de imagen y no llevar la problemática hasta el quirófano. Si no se soluciona el conflicto de aceptarse, esto podría llegar a convertirse en un problema psiquiátrico.

Inconformidad, una afección

Aunque no lo creas, existe una enfermedad que puede hacer que las personas se sientan insatisfechas físicamente, y por consiguiente busquen la manera de lucir mejor valiéndose de los medios posibles como la cirugía. Esto clínicamente se le conoce como dismorfia corporal y es un problema sumamente grave.

En qué consiste?

Este trastorno es capaz de causar que una persona se vea a sí misma totalmente diferente de cómo es en realidad. Esto puede desatar una fijación obsesiva por cambiar, lo que originaría  a modificar sus hábitos, actitudes y conductas, así lo explica Julia Vidal, psicóloga y directora del centro español de psicología Área Humana.

Pese a que podría parecer algo inofensivo, tener dismorfia puede conducir a otros problemas, ya que si no se logra la meta, la angustia, malestar y depresión pueden hacerse presentes. Otro claro ejemplo de dismorfia es el caso de las chicas que padecen anorexia y a pesar de tener una figura extremadamente delgada.

En nuestra sociedad es fácil padecer de este trastorno sin notarlo, pues se considera normal que la mujer latina siempre desee verse hermosa y deseable. Pero si encuentras un defecto diferente cada vez que te ves al espejo, usas maquillaje compulsivamente para esconderlos o si no aceptas tu propia edad y te obsesionas con parecer más joven y usas cirugías para conseguirlo, puedes sufrir de trastorno dismórfico corporal.

Asimismo, si ya te has hecho alguna cirugía, pero quieres hacerte otras para “corregirla”, es decir, aumentar el tamaño de los implantes, ponerte más botox o si deseas someterte a más procedimientos cosméticos, es necesario que hables con algún terapeuta, pues es posible que este trastorno estén afectándote. No dejes que estos pensamientos se agraven, muchos expertos pueden ayudarte y guiarte en la búsqueda de una cura.

Si te identificas con estas señales o conoces a alguien que parece adicto a las cirugías, es necesario acudir a un terapeuta, como recomiendan los expertos, antes de sufrir terribles consecuencias. Algunas de ellas pueden terminar afectando tu vida diaria, como la ansiedad social, y otras  mucho más graves, como la depresión.

Cualquier tratamiento estético es un regalo para ti. No tiene que ser un medio para escapar a la vejez, o de tu rostro o cuerpo, sino una forma de cuidar tu imagen y, al final de este proceso, deberías sentirte alegre, no como si todavía quedaran defectos por resolver.

 

Tu cuerpo es hermoso tal cual es y debes comprender que la belleza es tener confianza, amarse y poder proyectarlo; no tiene que ver con medidas o estándares impuestos por los otros.

Aunque las probabilidades cada vez son menores y cada vez hay más pacientes satisfechos tras una cirugía estética consideramos esencial que todos nuestros pacientes y usuarios interesados en una intervención conozcan las posibles complicaciones y riesgos que estos conllevan. Así que si después de leer el artículo necesitas más información, ponte en contacto con nosotros.

Posibles complicaciones tras una cirugia plastica

 Los riesgos comunes en toda intervención quirúrgica estética o no estéticas son: la infección, el hematoma, el seroma y las alteraciones de la cicatrización, Reacciones alérgicas, Shock quirúrgico, Complicaciones pulmonares entre otras. 

Además cada cirugía plástica tiene sus complicaciones propias,  las cuales mencionaremos algunas en este post.

Es importante destacar que antes   de   cualquier   intervención   quirúrgica   se   deben   realizar   los   examenes   según   lo considere su médico tratante, además de estos cuidados previos y el buen estado de salud del paciente, también es importante que el sitio   donde   se   practique   la   cirugía   cuente   con   los   adelantos   tecnológicos   y   la infraestructura para reaccionar oportunamente ante cualquier eventualidad.

 

En este post resumiremos los posibles riesgos de tres (3) de las cirugías más buscadas.

LIPOSUCCIÓN

Sangrado: es posible, aunque raro, que se presente un episodio de hemorragia durante o después de la cirugía. Si se desarrolla una hemorragia postoperatoria, puede requerir tratamiento de urgencia para extraer la sangre acumulada, o transfusión de sangre. Los acúmulos de sangre bajo la piel pueden retrasar la curación y causar cicatrización excesiva.

Cambios en la sensibilidad cutánea: pueden ocurrir cambios temporales en la sensibilidad cutánea después de una liposucción, que habitualmente se resuelven.

Irregularidades del contorno de la piel: pueden ocurrir irregularidades del contorno y depresiones de la piel después de una liposucción. Puede darse un plegamiento visible y palpable de la piel. Pueden necesitarse tratamientos adicionales incluyendo cirugía para tratar irregularidades del contorno de la piel.

Asimetría: puede no conseguirse un aspecto simétrico del cuerpo tras la liposucción. Factores como el tono de la piel, prominencias óseas, y tono muscular, pueden contribuir a una asimetría normal en los rasgos corporales.

Seroma: los acúmulos de fluído ocurren infrecuentemente en áreas donde se ha realizado liposucción. Pueden ser necesarios tratamientos adicionales o cirugía para drenar los acúmulos de fluído.

 

Efectos a largo plazo: pueden ocurrir alteraciones posteriores en el contorno corporal como resultado del envejecimiento, pérdida o ganancia de peso, embarazo u otras circunstancias no relacionadas con la liposucción.

AUMENTO MAMARIO

Existe una  lista de complicaciones locales que pueden surgir por una intervención de colocación de implantes mamarios:

Contractura capsular (CC): Al introducir un cuerpo extraño en el organismo, se desarrollan tres posibles respuestas frente a él: asilarlo, destruirlo o expulsarlo. Debido a la dificultad del organismo de destruir o expulsar un implante de silicona, este reacciona aislándolo mediante una cápsula periprotésica fisiológica.

 

Asimetría: Toda mujer tiene cierto grado de asimetría entre sus pechos que puede ser aumentada tras una mamoplastia de aumento. Se pueden mejorar mediante el uso de lipofilling, infiltrando grasa en la mama de menor tamaño.

En caso de que la asimetría sea ocasionada por malposición de una de las prótesis, se deberá reintervenir para movilizar el implante alterado.

 

Bottoming out: Consiste en el descenso del surco submamario con desplazamiento inferior del implante, quedando la mama con un aspecto de pseudoptosis. Suele darse al liberar el surco submamario para ajustar el polo inferior, especialmente cuando la prótesis está colocada en plano subpectoral, ya que este músculo contribuye a inferiorizar el implante. Otras causas descritas incluyen una mala característica de los tejidos y la elección de implantes de gran tamaño. Normalmente aparece de manera unilateral o bilateral, pero en diferentes grados de severidad, provocando una importante asimetría. Hay diferentes técnicas para corregirlo, y todas ellas pasan por una cirugía secundaria. Destacan las capsulotomías selectivas, colgajos de la cápsula periprotésica, matrices biológicas o las mallas de polipropileno.

Rippling (rugosidades): Son más evidentes cuando se usan prótesis de suero salino y con las primeras generaciones de implantes de silicona. Esta alteración puede aparecer en cualquier polo de la mama donde la glándula esté adelgazada. Se puede solucionar aumentando el volumen de la zona deprimida mediante lipofilling o bien cambiando la prótesis al plano submuscular si estuviese colocada en el subglandular.

Sinmastia: Se define como la pérdida del surco intermamario, no existiendo separación entre ambas mamas. Esta complicación suele aparecer cuando se colocan prótesis demasiado grandes y además se realiza una excesiva disección en el polo medial de ambas mamas, extendiéndola por encima del esternón. Este problema se evita dejando una separación mínima entre la mama y la línea media de 1,5 cm, o lo que es lo mismo, una separación entre ambas mamas de 3 cm. Para corregir esta deformación, es necesario realizar una cirugía secundaria.

 

Una condición opuesta a la sinmastia es la Telemastia. La telemastia se trata de la excesiva separación entre las mamas, apareciendo un surco intermamario muy ancho. Es una situación relativamente frecuente tras un aumento de mamas, y si es muy llamativo se puede corregir mediante la medialización del implante, mediante lipofilling o cambiando las prótesis colocadas por otras de una base más ancha. 

 

Rotura: Se estima que el riesgo de rotura para las prótesis de 4ª y 5ª generación aumenta un 1% cada año, por lo que si el cirujano realiza una adecuada manipulación del implante en la intervención y la paciente no sufre grandes traumatismos, el riesgo de rotura actualmente es muy bajo. En caso de que mediante una resonancia magnética o una ecografía revele una rotura protésica, el recambio es obligado.

El riesgo de rotura de las prótesis actuales es muy bajo

Abdominoplastia

El riesgo para los procedimientos de abdominoplastia es inferior al 3.5%, siendo generalmente complicaciones de tipo local. Entre las posibles complicaciones de la abdominoplastia se encuentran:

 

Hematoma: 

Son las complicaciones más frecuentes tras la realización de una abdominoplastia (junto con los seromas). A veces no pueden ser evitados y se establecerá un hematoma intramuscular que se manifiesta con dolor intenso, equimosis, aumento de la tensión y del tamaño abdominal, generalmente en las primeras 48 horas. Para evitarlo es importante vigilar las alteraciones de la coagulación, hacer una hemostasia cuidadosa y evitar sustancias que aumenten el sangrado en el periodo preoperatorio.

 

 

Dehiscencia: Es un problema multifactorial. Está en relación directa con la tensión del cierre, la cantidad del despegamiento y la extensión de la liposucción. También influye el tabaquismo, el estado de hidratación, la posición de la cama, la formación de seroma y las infecciones.

 

Sufrimiento cutáneo y necrosis: Es la complicación más preocupante, aunque es rara. Ocurre cuando la circulación del colgajo se ve comprometida por el procedimiento.

Se asocia a excesiva tensión en el cierre, incisión previa en línea media abdominal vertical, historia de tabaquismo, liposucción en colgajo abdominal asociada, y hematoma no reconocido.

No se ve clínicamente hasta el tercer al quinto día del postoperatorio.

 

Malposición umbilical: Hay que evitar la malposición con un marcaje cuidadoso de la línea media, evitando desplazamientos laterales. La corrección de una malposición postoperatoria puede variar.

 

Lesión nerviosa: Signos: dolor, parestesias, disestesia, hipoestesia, hiperalgesia en la distribución del nervio afectado en ausencia de causa ginecológica o gastrointestinal.

En los meses posteriores a la cirugía, la piel se retraerá sobre las modificaciones que hemos hecho en los cartílagos que conforman la nariz así como en el esqueleto, hasta obtener el resultados definitivos de la rinoplastia

CAÍDA DE LA PUNTA NASAL TRAS UNA RINOPLASTÍA

 En los meses posteriores a la cirugía, la piel se retraerá sobre las modificaciones que hemos hecho en los cartílagos que conforman la nariz así como en el esqueleto, hasta obtener el resultados definitivos de la rinoplastia. Esta piel ejercerá una presión sobre el armazón duro o cartílagos, que en el caso de que estos cartílagos no estén preparados para soportar dicha presión, pueden sufrir pérdida de las medidas ideales obtenidas a través de la cirugía.

Sobre el octavo o noveno mes la nariz se debe haber desinflamado al rededor de un 80-90% por lo que se puede estar bastante seguro de cual será el posible resultado final. No obstante ese 10-20% residual, que desaparecerá en cuatro o seis meses adicionales, puede proporcionar cambios muy apreciables (muchas veces satisfactorios). Aunque a partir de este momento se podrían planificar retoques de la rinoplastia, puede que se le aconseje esperar más tiempo. Factores importantes como el tamaño del defecto residual o del grosor de la piel pueden aconsejar este retraso.

Por desgracia no todas las evoluciones postoperatorias son 100% correctas y pueden aparecer pequeñas anomalías que precisen ser resueltas mediante un procedimiento adicional. Las más frecuentes son pequeñas irregularidades en el dorso o la punta causadas por esquirlas, movimientos o deformaciones inadecuados de los cartílagos o de los injertos. Este tipo de retoques no significan una «nueva rinoplastia» ya suelen ser intervenciones menores realizadas bajo anestesia local y no precisan de escayola o postoperatorios tan prolongados como el original. Como podrá entender la elección del momento idóneo para realizar los retoques tras una Rinoplastia se determinará en función del problema, pero suele ser raro antes de los ocho o nueve meses.

Como norma se admite que los cambios tras una Rinoplastia suelen darse por finalizados cuando han transcurrido entre 12 y 18 meses.

En situaciones particulares como narices de piel gruesa, reconstrucciones complejas o postoperatorios difíciles por problemas inflamatorios, el proceso curativo puede tardar hasta dos años en concluir. En cualquiera de los casos a partir de la finalización del proceso curativo su nariz seguirá evolucionando pero ya se deberá al paso del tiempo.

 

TÉCNICAS PARA MODELAR LA PUNTA DE LA NARIZ

Con la rinoplastia ultrasónica conseguimos un remodelado selectivo, modificando sólo el hueso, mientras se preserva el resto de tejidos. El hueso se trabaja en exclusiva, evitando daños colaterales en las frágiles estructuras cercanas, responsables de la aparición de los clásicos moratones Postoperatorios.

 

Cuando la rinoseptoplastía no aporta estructuras estables, no garantiza la estabilidad del resultado. Los injertos en un rinoplastia son fundamentales para obtener un resultado estable en el tiempo. Así pues, uno de los injertos más importantes es el llamado “columelar strut”, que se coloca entre las ramas de los cartílagos alares que descienden por la columella. Este poste fijará y dará la estructura que necesitamos en la punta de la nariz para no perder la proyección.

 

Podemos resumir, que muchas de las rinoplastia pierden proyección o sufren una caída de la punta nasal porque la estructura de la nariz ha sido debilitada al usar técnicas clásicas de rinoplastia. Cuando nosotros utilizamos técnicas de rinoplastia estructural con injertos y suturas, conseguimos resultados más estables y consistentes, ya que el soporte de la nariz se incrementa y, por lo tanto, la resistencia del armazón cartilaginoso será superior a la retracción cutánea que se producirá en los meses posteriores a la intervención.

La manera de evitar la caída de la punta nasal tras la rinoplastia es añadiendo estructura mediante técnicas de rinoseptoplastia estructural con tecnología ultrasónica. 



Bibliografía

 Dr. Juan Monreal. (20 de 05 de 2012). https://www.drmonreal.info. Obtenido de https://www.drmonreal.info/cambios-nariz-medio-plazo/ 

Sordo, D. (26 de 07 de 2019). https://gustavosordo.com. Obtenido de https://gustavosordo.com/caida-de-la-punta-nasal-tras-la-rinoplastia-cuando-sucede-y-por-que/